Ginebra, Suiza.- En su mensaje con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, António Guterres consideró que la respuesta a la propagación del VIH se encuentra en una encrucijada y conminó a multiplicar los esfuerzos para eliminar la epidemia.

Recordó que el VIH ha infectado a más de 77 millones de personas, que el número de muertes relacionadas con el sida supera los 35 millones y que, en la actualidad, uno de cada cuatro seropositivos ignora que son portadores del virus.

“Se han hecho grandes avances en materia de diagnosis y tratamiento, y los esfuerzos de prevención han evitado millones de nuevas infecciones. Sin embargo, el ritmo del progreso no está a la altura de la ambición global”, recalcó.

El titular de la ONU señaló que el contagio del VIH no disminuye con la rapidez requerida, que algunas regiones del mundo se están quedando atrás y que los recursos financieros son insuficientes.

El estigma y la discriminación todavía impiden que grupos clave de población como los colectivos de hombres gay y los que tienen relaciones sexuales con otros hombres, los trabajadores sexuales, los transgénero, los adictos a las drogas, los prisioneros y los migrantes, así como las jóvenes y adolescentes, recurran a las herramientas de prevención.

Guterres afirmó que el mundo todavía está a tiempo de alcanzar el objetivo de eliminar la epidemia para 2030 si se aumenta el acceso de la gente a la prueba del VIH y a los tratamientos y si se incrementan los recursos para prevenir nuevas infecciones y acabar con el estigma.

“En esta coyuntura crítica debemos tomar el camino correcto”, concluyó el Secretario General.

1 DICIEMBRE 2018

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here