México, 26 Ene 2019 (Notimex).- Brasil, India e Indonesia son los tres países con más casos de lepra en el mundo. Anualmente se detectan más de 200 mil casos de la enfermedad y 80 por ciento de ellos se encuentran en dichas naciones, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En tanto que, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló que este padecimiento ha sido eliminado como un problema de salud pública en 23 países de las Américas, pero es necesario atender focos que prevalecen.

Esto significa que hay menos de un caso por cada 10 mil habitantes registrados para tratamiento en México.

En el marco del Día Mundial Contra la Lepra, que se conmemora el último domingo de enero, el organismo indicó que en 2017, se registraron 29 mil 101 nuevos casos en la región y más de 93 por ciento se reportaron en Brasil.

La lepra es una afección crónica y transmisible causada por la bacteria Mycobacterium leprae, que se multiplica lentamente, lo que lleva a síntomas que pueden tardar hasta 20 años en aparecer.

Afecta principalmente a los nervios periféricos y se asocia con lesiones cutáneas características. Sin tratamiento, puede causar daño a los nervios, que se demuestra con debilidad en las manos y los pies, además de la presencia de deformidad visible.

Marcos Espinal, director de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS, afirmó que «los países ya han logrado avances significativos en la lucha contra la lepra, pero ahora debemos centrar los esfuerzos en mantener este progreso y eliminar la transmisión».

El Día Mundial de la Lepra de este año es un recordatorio oportuno de que las actitudes son el último obstáculo a superar, apuntó.

Lamentó que, a lo largo de la historia, las personas afectadas por este padecimiento han seguido sufriendo estigma y discriminación, y apuntó que hacía ahí deben encaminarse los esfuerzos para que no tengan una doble carga.

Esta enfermedad es curable con terapia múltiple de medicamentos, completamente gratuita, pero muchas veces, los retrasos en el tratamiento pueden llevar a una discapacidad permanente.

La OPS/OMS refirió que la discriminación, el estigma y los prejuicios que rodean a la enfermedad obstaculizan los esfuerzos para detener aún más su transmisión.

La estrategia global contra la lepra describe tres pilares generales para garantizar un mundo con cero enfermedades, cero transmisiones, cero discapacidades y cero estigmas relacionados con ese mal.

Estos ejes se centran en fortalecer la apropiación, coordinación y alianzas de los gobiernos; en detener la afección y sus complicaciones; así como en acabar con la discriminación y promover la inclusión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here