Ginebra, Suiza.- El informe preliminar, elaborado por un grupo de expertos independientes tras visitar Turquía, dice además que los sauditas socavaron la investigación turca. El documento añade que el asesinato viola la ley internacional y las reglas de las relaciones internacionales. La relatora presentará sus conclusiones al Consejo de Derechos Humanos en el mes de junio.

La investigación liderada por una relatora especial de la ONU ha concluido que, “prima facie” (a primera vista) el periodista saudita Jamal Khashoggi “fue víctima de un asesinato brutal y premeditado, planeado y perpetrado por funcionarios de Arabia Saudita”.

Agnes Callamard, la relatora especial* sobre ejecuciones extrajudiciales, dirigió un equipo de cuatro personas que viajaron a Turquía a finales de enero para investigar el crimen.

Callamard explicó que los intentos de Turquía de llevar a cabo una investigación rápida, independiente y transparente “han sido restringidos y socavados gravemente por Arabia Saudita”. “Desafortunadamente, a los investigadores turcos no se les dio el tiempo ni el acceso adecuado para llevar a cabo un análisis profesional y efectivo de la escena del crimen”.

El asesinato, añade, viola la ley internacional y las reglas de las relaciones internacionales ya que la inmunidad diplomática nunca tuvo el propósito “de que se pudieran cometer crímenes y exonerar a los autores de su responsabilidad”. La relatora describe la respuesta saudita como “inmunidad para tener impunidad”.

Khashoggi, que era un columnista del Washington Post crítico con la monarquía saudita, fue asesinado en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre.

El equipo -compuesto por Callamard, la abogada Helena Kennedy, el experto forense Duarte Nuno Vieira, y el investigador Paul Johnston- tuvo acceso a información “crucial” sobre el asesinato, como partes del “escalofriante y espantoso material de audio» del homicidio obtenido por la inteligencia turca. Los investigadores no pudieron hacer un examen técnico completo del material y verificar su autenticidad.

Tampoco pudieron reunirse con los investigadores turcos que han estado trabajando en el caso, como el jefe de la policía y expertos criminalísticos y forenses. Por eso, Callamard pidió a las autoridades que les den acceso a los informes que ellos han preparado.

8 FEBRERO 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here