Cd. Cuauhtémoc, Chih.- México necesita emprendedores que salgan a ponerse al frente, se ocupen y ocupen a otros, y así mejorar este escenario adverso que tenemos, manifestó Arnoldo De la Rocha, fundador de la empresa Pollo Feliz, quien vino a Cuauhtémoc a impartir una conferencia organizada por la Fundación del Empresariado Chihuahuense (Fechac) Cuauhtémoc, cuyos fondos recaudados fueron a beneficio del Instituto Enlac.

En rueda de prensa, se dijo convencido de que la riqueza que no se genera no se puede repartir, y las únicas capaces de generar empleos de manera sostenible son las empresas, las cuales son consecuencias de mentes brillantes, visionarias y comprometidas que salen a poner un proyecto en el mercado.

Acompañado de Enrique Sánchez Villalobos, presidente de Fechac Cuauhtémoc; Edmundo Palma, consejero de Fechac, Cuauhtémoc; y Esperanza Valdez, presidenta del Consejo de Enlac; De la Rocha explicó que daría a los jóvenes un testimonio emprendedor para mostrarles el camino y motivarlos a emprender.

“Voy a muchas universidades en México y en extranjero y todos quieren ser emprendedores porque lo ligan con ser valientes. La materia prima del emprendedor exitoso es ser visionario, tener una lectura clara del mercado donde pondrá su proyecto. El visionario no toma riesgos, los administra”, expresó.

Sostuvo que emprender y fracasar resulta caro, pero es peor no volver a intentarlo, pues la experiencia no es lo que nos sucede, sino cómo lo procesamos.

Agregó que los empresarios en México tienen mucho conocimiento que deben compartir para ahorrarles “palos de ciego” a los jóvenes, pues nuestro país requiere gente que genere riqueza y dé empleos de calidad.

“Mi plática se llama El Sueño Mexicano. Si queremos un México mejor vamos formando mejores mexicanos, para tener mejores políticos y ciudadanos. Sin importar las condiciones económicas o conceptuales, todos podemos participar”, manifestó.

Sobre la dinámica de asistencialismo que se divisa en los programas del nuevo Gobierno Federal, subrayó que hay asistencialismo que no se puede esperar como la desnutrición o la salud. “La desgracia sería ayudar a hombres sanos que pueden y deben hacer lo que le corresponde. Ninguno debe hacer lo que otro puede hacer por sí mismo”.

Sin embargo, se pronunció por confiar en las nuevas autoridades, expresando que puede ser que nos vaya mejor o peor, pero lo claro es que no nos irá igual.

26 FEBRERO 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here