Cd. Cuauhtémoc, Chih.- “Desde que se llega al mundo, parece que se conspira contra los niños y niñas. No hemos logrado crear estructuras ni en la familia, ni en la escuela, ni en la sociedad, que acojan integralmente a niños y niñas”, expresó Jorge Pesqueira Leal, presidente del Instituto de Mediación de México, quien agregó que hay esfuerzos diarios desde diversas trincheras, sin embargo es necesario “hacer algo para tomar un rumbo que permita que esos niños no tengan disposición para comportarse violentamente”.

En el marco del 5º Congreso Regional de Mediación, donde se llevó a cabo la mesa panel Protección a la Infancia, Pesqueira fue cuestionado sobre los retos a cumplir luego de que hace 50 años se aprobara la declaración de los derechos del niño, a lo que respondió que efectivamente hay asignaturas pendientes.

“En el tema de la niñez en México y el mundo hay mucho que hacer. Los documentos, tratados y convenciones en el país y el mundo, hablan de la protección que deben recibir niños y adolescentes, pero del deber ser a la realidad hay un trecho, un abismo, que no alcanzamos a cubrir. Es un puente que está por construirse. Donde los mecanismos alternativos de solución de controversia, tienen una misión”, dijo.

Comentó que hay esfuerzos a diario desde el DIF, el sistema educativo y distintas instituciones como la de seguridad, sin embargo América Latina es un gran ejemplo de la gran deuda que hay con la niñez, donde sobresale la falta de comprensión, amor y afecto.

“El niño desde que llega al mundo encuentra un ambiente hostil, en el que aprende a relacionarse en contradicción con las condiciones requeridas para el desarrollo armónico y pleno de su personalidad. Entonces interactúa conforme mira, porque es un fiel reflejo de su entorno, y algunas de las inclinaciones biológicas, genéticas, que pudieran permanecer aletargadas durante toda la vida, se manifiestan y esa manifestación se convierte en conductas incipientes, imperceptibles, pero que van forjando paso a paso a una personalidad desviada, y no porque cometa delitos, sino porque genera conflictos o tiene la inclinación a resolverlo a través de actos que son reprobables”, explicó.

Pesqueira puso como ejemplo que actualmente un grave problema en México se da en preescolar, donde niños, sobretodo varones, replican conductas del crimen organizado: el derecho de piso a cambio de 5 pesos para que un niño no sea víctima de violencia.

5 ABRIL 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here