En una sesión de alto nivel, el máximo órgano de seguridad de la ONU aprobó una resolución sobre la violencia sexual en los conflictos armados que busca acciones centradas en las personas directamente afectadas por ese crimen. El Secretario General de la ONU llamó a los miembros del Consejo a trabajar unidos para reconciliar las diferencias para poder responder con justicia y apoyo a las víctimas.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución promovida por Alemania que busca soluciones al flagelo de la violencia sexual en los conflictos, teniendo como centro de su planteamiento a las víctimas de ese crimen de guerra. El texto obtuvo 13 votos a favor y las abstenciones de Rusia y China.

El proyecto sometido a votación resultó de las negociaciones hasta el último momento con tres miembros permanentes del Consejo que amenazaron con vetarlo si no se hacían varias modificaciones, relativas a las referencias a la salud reproductiva de las víctimas y la posibilidad de terminación del embarazo y al establecimiento de un grupo de trabajo o mecanismos especiales para la violencia sexual en conflictos.

Al explicar la abstención, el embajador de Rusia afirmó que su país condena enérgicamente la violencia sexual en conflictos armados y que siempre ha estado a favor de la eliminación de esos atropellos. Más aún, indicó que la violencia sexual es intolerable en cualquier contexto y expuso por qué no respaldó el documento.

“Lo que nos disuadió fue el enfoque de los coordinadores en el proceso de negociación. Se presentó un texto que no obtuvo el consenso (…) en último momento estuvimos en condiciones de excluir disposiciones absolutamente inaceptables y eso nos permitió abstenernos. Si el documento se hubiera adoptado en su forma anterior, hubiera podido sobrepasar el mandato del Consejo de mantener la paz y seguridad, y habría ampliado las prerrogativas del Secretario General, sus funciones y las de su representante especial. Las tentativas de este tipo no son aceptables.”La propuesta orginal hubiera podido sobrepasar el mandato del Consejo

Vasily Nebenzya añadió que la violencia sexual en conflictos armados es un flagelo que se debe eliminar.

“Pero como miembros permanentes del Consejo no vamos a permitir que esta temática lo manipule, no sería responsable (…) El Consejo debe adoptar decisiones equilibradas y dar instrucciones claras y realistas sin dar lugar a interpretaciones laxas.”

Informó que Rusia y China redactaron un proyecto alternativo que respondía mejor a los objetivos del Consejo, “pero no vamos a presentarlo finalmente tras la adopción de la resolución”, concluyó.

Al tomar la palabra, el embajador de China dijo que su país otorga al problema la importancia que merece y está de acuerdo en que el Consejo aborde la violencia sexual en los conflictos “ajustándose a su mandato y evitando introducir tareas para otras instituciones o mecanismos especiales”.

“Es imperativo respetar la soberanía de los países anfitriones (…) Lamentablemente, nuestras preocupaciones no se han reflejado plenamente en el texto y China tuvo que abstenerse”, puntualizó Ma Zhaoxu.Nuestras preocupaciones no se han reflejado plenamente en el texto

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, cuyo país ocupa la presidencia mensual del Consejo condujo la sesión, que contó también con la presencia de los cancilleres del Reino Unido y de Guinea Ecuatorial.

23 ABRIL 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here