El objetivo del pleno empleo y de una economía sostenible está en peligro, afectado por una serie de tendencias que tendrán un impacto profundo en los mercados laborales, entre ellas el acelerado envejecimiento, los grandes movimientos migratorios y la transformación de la estructura productiva para alcanzar un crecimiento ambientalmente sostenible. La situación laboral se deteriorará en Argentina, Nicaragua y Venezuela.

La expansión del trabajo por cuenta propia, el surgimiento de nuevas formas de trabajo y una mayor informalidad del empleo asalariado amenazan el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 8 de la Agenda 2030, que busca promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

Esta es la principal conclusión que han alcanzado los expertos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe(CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el informe conjunto Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribese señala que debido a la baja tasa de crecimiento económico proyectada para 2019, en torno al 1,3% promedio para la región, las tasas de ocupación y desocupación no registrarán grandes cambios durante 2019.

Específicamente, las tasas de desocupación urbana y nacional se ubicarían de nuevo alrededor de un 9,3% y un 8,0%, respectivamente, las mismas cifras registradas en 2018. Asimismo, con la excepción de los países con fuerte presión inflacionaria, los salarios reales seguirán relativamente estables, predominando situaciones con aumentos modestos.

15 MAYO 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here