Tras haberse publicado por primera vez el 29 de septiembre de 1964 en la revista «Primera Plana», el legado de «Mafalda», del caricaturista Joaquín Salvador Lavado «Quino», sigue presente gracias a la crítica social que realizó por medio de la tira cómica, en la que abordó temas como el medio ambiente, el feminismo, el capitalismo y los medios de comunicación.

Tras el auge que cobraban las revistas mexicanas en Argentina durante la década de 1950 y 1960, así como la llegada del televisor, cuyo consumo no generaba otro gasto más que el de la compra del aparato, el género de la historieta comenzó a decaer rápidamente, pese a que a un origen sólido proveniente del año 1824 con “Viva el Rey”, creada por el Padre Francisco Castañeda.

Joaquín Salvador Lavado Tejón, mejor conocido como “Quino” publicó la primera historieta de “Mafalda” el 29 de septiembre de 1964. Las páginas de la revista «Primera Plana» plasmaron la historia de “Mafalda”, sus padres y su amigo “Felipe” a lo largo de seis meses, hasta que por diferencias creativas la tira cómica dejó de publicarse el 9 de marzo de 1965, toda vez que encontró un nuevo espacio en un periódico argentino.

Para el 15 de marzo de 1965, “Mafalda” regresó a sus lectores en el impreso titulado “El Mundo”, el diario resultó ser un gran emporio periodístico y una plataforma importante de difusión para “Quino”, quien añadió nuevos personajes a las ya famosas tiras cómicas: “Manolito”, “Susanita”, “Miguelito” y el hermano de la picaresca niña de flequillo inconfundible, “Guille”, aparecieron entre 1965 y 1967.

Luego de más de dos años, “Mafalda” se quedó sin espacio para llegar a sus lectores, quienes acostumbraron a ver en la madre de “Mafalda” a una persona que buscaba detener los cuestionamientos de su hija; mientras su padre era un trabajador sometido al sistema capitalista; a “Manolito” expresando sus ideas de comercialización y “Felipe” llevándole la contra; y a “Susanita” siendo conservadora, aspirando a ser ama de casa.

Con el cierre de “El Mundo” y tras el despido de mil trabajadores y colaboradores, “Quino” tuvo que buscar un nuevo lugar para compartir la siguiente etapa de su tira cómica: para el 2 de junio de 1968, “Mafalda” encontró espacio en el semanario “Siete días ilustrados”, donde con cuatro creaciones por semana, llegó a publicarse hasta el 25 de junio de 1973, por decisión del propio Joaquín Salvador.

Durante su estancia en “Siete días ilustrados”, “Mafalda” vio nacer a “Libertad”, personaje que representó al socialismo, las ideas de revolución y la carencia que atravesaba la clase proletaria, pues entre 1960 y 1980 la sociedad argentina vivió la cara de la clase media, jóvenes unidos a la izquierda y al Peronismo (por Eva Perón) como formas de expresión.

NOTIMEX

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here