Por: Luis A. Méndez

México, 5 Feb (Notimex).- Un día después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con gobernadores del PAN para concretar un acuerdo por el nuevo sistema de salud, el mandatario señaló que los mandatarios tenían una posición «a medias tintas» ante lo cual el líder del panismo acusó «cerrazón» y que tiró lo acordado con Salud e Insabi.

Por la mañana el mandatario dijo en su conferencia matutina que los panistas le plantearon acuerdos parciales, por lo que indicó que estaban en la indefinición al aceptar las nuevas reglas que se establecieron mediante el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

«Ellos plantean que pueda haber acuerdos parciales, nosotros sostenemos que esto llevaría a que no haya una autoridad responsable, o sea que no se sepa quién está cumpliendo y quién no está cumpliendo. No son buenas las medias tintas, la indefinición».

«Por ejemplo, se planteaba que se siguieran con las compras consolidadas. Lo que sucede sobre el servicio, sobre el cobro de cuotas, sobre la gratuidad (…) Entonces dijimos: No, o es completo, integral, o no, sin cancelar la posibilidad que después se logre el acuerdo», refirió el presidente.

Indicó que, pese a la diferencia con los emanados del PAN, se garantizó el presupuesto de salud para las 10 entidades donde gobiernan, por lo que deberán asumir la responsabilidad de los servicios; mientras, en los estados donde sí se firmó el convenio con el Insabi la Federación asumirá la responsabilidad.

«La mayoría de los estados aceptaron que sea integral, ahora sí que todas las facultades y todas las responsabilidades para el Gobierno Federal. Si faltan medicamentos, si está mal el servicio, si se cobra las consultas, los tratamientos, es responsabilidad del Gobierno Federal», afirmó el titular del Ejecutivo.

Ante el planteamiento presidencial, el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, sostuvo que López Obrador mostró cerrazón ante los gobernadores en la reunión donde le propusieron una alternativa al Insabi.

«El presidente echó abajo los acuerdos que se habían logrado con su equipo, tanto con la Secretaría de Salud como con el propio Insabi, lo cual refleja el desorden que prevalece en el gobierno morenista. Se tomó una decisión político-electoral en lugar de una política pública de Estado», acusó Cortés.

Afirmó que los gobiernos panistas garantizarán que «no caiga la calidad de los servicios» de salud y que el partido respetará la decisión que cada gobierno estatal decida tomar en esta materia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here