Ginebra, 5 Feb (Notimex).- Los fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones, tormentas eléctricas y lluvias torrenciales, están llevando a que cada año millones de personas dejen sus hogares, incluso en mayor medida que por la violencia y los conflictos.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR, por sus siglas en inglés) señaló que este fenómeno mundial se presenta a medida que se intensifican los efectos del cambio climático.

Anotó que en 2018, los desastres provocaron que 17.2 millones de personas abandonaran sus hogares; de este total se estima que el 90 por ciento huyó de las amenazas relacionadas con el clima.

Durante ese año se reportaron mil 600 desastres, sin embargo muchos más que ocurrieron no se dieron a conocer porque no fueron denunciados por haber dañado áreas remotas e inaccesibles, donde las comunidades deben valerse por sí mismas con poco o ningún apoyo de sus gobiernos.

El organismo de la ONU destacó que es posible que las personas regresen a sus hogares cuando se trata de un desastre temporal. Mientras que los «megadesastres», ya sean terremotos o tsunamis, pueden hacer que millones de habitantes se enfrenten a desplazamientos prolongados.

Ejemplificó el caso del terremoto de Haití en 2010, cuando alrededor de 38 mil personas vivieron en albergues temporales hasta por ocho años, después de que este desastre afectó a 1.5 millones de habitantes del país caribeño.

Situaciones como el cambio climático, la degradación ambiental, las malas prácticas de desarrollo, así como los conflictos por el agua, la tierra y otros recursos naturales, son los principales factores que están haciendo que la gente decida migrar a otras latitudes.

El Banco Mundial estima que la economía mundial pierde 520 mil millones de dólares estadunidenses todos los años a causa de los peligros naturales que además llevan a la pobreza a 26 millones de personas.

«Más del 80 por ciento de todos los nuevos desplazamientos por desastres en los últimos 20 años, alrededor de 187 millones ocurrieron en la región de Asia y el Pacífico, donde los fenómenos extremos han frenado los esfuerzos de desarrollo. En su trayectoria actual, Asia no podrá alcanzar los objetivos sostenibles de la ONU para 2030», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here