*Estima consultora que baja demanda se extenderá hasta el año 2021

Washington, 14 Abr (Notimex).- Las estimaciones de la demanda de gas natural y electricidad de los Estados Unidos como resultado de la pandemia provocada por la COVID-19 son demasiado bajas, a pesar de que no reflejan completamente la profundidad y la gravedad de la crisis.

EBW AnalyticsGroup, consultora dirigida por el experto en energía Andy Weissman, considera en su reporte sobre el impacto del coronavirus en la demanda de gas y electricidad, que “sería un error suponer que el virus se extinguirá pronto” y, en cambio, estima “probable que la pandemia tenga un impacto altamente disruptivo en las economías domésticas y globales y la demanda mundial de energía hasta, al menos, a mediados del próximo año”.

Las esperanzas de una recuperación económica rápida ya no son realistas y es probable que las economías de los Estados Unidos y del mundo se vean sumidas en una recesión durante el resto de este año y gran parte de 2021.

La economía global nunca antes había experimentado un choque de esta magnitud, ya que la actividad económica se ha detenido casi por completo simultáneamente en todos los países importantes del mundo, cerrando el comercio, provocando la bancarrota de muchas empresas y llevando el desempleo a niveles no vistos desde la Gran Depresión en la década de 1930.

“Revertir el impacto de este evento cataclísmico puede llevar años y es probable que haya una fuerte disminución en la demanda interna de gas natural y electricidad y en la demanda de exportaciones de gas natural líquido (GNL) de los Estados Unidos”, agrega el informe.

Si bien las reducciones de las exportaciones de GNL de Estados Unidos podrían aumentar hasta el tercer trimestre de 2020, es probable que el consumo interno de gas natural y electricidad permanezca por debajo de los niveles previstos anteriormente para el resto de 2020 y todo o la mayor parte del próximo año.

Agrega que en las últimas semanas, la demanda de gas natural y electricidad se ha reducido drásticamente y es probable que esta disminución persista durante todo 2020, y que la demanda de electricidad se reduzca hasta en un 10 por ciento en comparación con los niveles previos al virus.

La recuperación de la demanda de gas natural y electricidad durante la segunda mitad del año dependerá del número y la gravedad de los brotes de coronavirus; el alcance y la gravedad de las restricciones de distanciamiento social requeridas para contener estos brotes; la fortaleza de la economía, y la demanda de gas natural y electricidad impulsada por el clima.

En un escenario donde los brotes se repiten periódicamente en algunos estados y la economía sigue estancada en una profunda recesión, la pérdida de demanda de gas natural y electricidad podría permanecer alta por mucho más tiempo.

“Si el número de nuevos casos de Coronavirus comienza a crecer explosivamente durante los últimos meses de 2020 (como advierten los expertos en salud pública) y la economía sigue en una profunda recesión, la pérdida de demanda de gas natural aumentaría considerablemente”, advierte.

La disminución en la producción de gas natural también es probable que sea abrupta, pero no es probable que alcance niveles máximos hasta el cuarto trimestre del año o los primeros meses de 2021.

La disminución en la producción de gas natural en los Estados Unidos también podría ser impulsada por la baja en la producción de petróleo en los principales campos petroleros, como Permian Basin, Bakken, Eagle Ford, Niobrara y Anadarko, que se perforan principalmente para producir petróleo y LGN, pero muchos también producen gas natural como subproducto.

Sin embargo, en las últimas semanas, se ha hecho evidente que, incluso si la OPEP y Rusia siguen con los recortes de producción, la capacidad de almacenamiento de petróleo de Estados Unidos pronto se acercará a sus límites y los productores podrían verse obligados a reducir de inmediato la producción de petróleo entre 1.0 y 2.5 millones de barriles por día.

Después de estos recortes, la producción de los Estados Unidos podría estabilizarse por un breve período, pero durante la segunda mitad del año, es probable que se produzcan nuevas caídas significativas, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here