La Arquidiócesis Primada de México criticó la aprobación en el Senado de la República del dictamen que regula el uso del cannabis y sus derivados en el país, incluido el uso lúdico de la mariguana.

En su editorial Desde la Fe señaló que es “preocupante” despenalizar el auto cultivo y uso personal de la droga.

Insistió en que una cosa es su aplicación médica, enfocada al bien de la salud humana, y otra muy distinta su permisividad en el ámbito social, debido a que afecta la personalidad y la conducta de los individuos.

La Arquidiócesis recordó que en 2015 la Universidad Pontificia de México realizó un foro sobre la mariguana en la que se concluyeron cinco puntos:

  1. Nadie puede afirmar que las drogas no causan problemas de salud y de adicción.
  2. Las víctimas inmediatas son los adolescentes y los jóvenes, muchas veces de manera irreversible.
  3. Las medidas prohibicionistas no han dado los resultados esperados debido a la alta corrupción que provoca el comercio ilegal.
  1. La regulación del consumo puede ayudar para que disminuya la violencia del narcotráfico y el peligro para los consumidores, pero se envía un mensaje equivocado a la sociedad, propiciando un aumento del consumo y los problemas sociales y de salud implicados.
  2. Las políticas públicas deben buscar soluciones integrales, no solo tratando de resolver las consecuencias, sino, sobre todo, las causas: se debe buscar la recuperación de los ambientes sociales, el desarrollo de las familias y las oportunidades de estudio y trabajo para los jóvenes.

Bajo tales argumentos, la Iglesia Católica expuso a la Cámara de Diputados, próxima a discutir el dictamen, que la labor del Estado y las instituciones públicas y sociales debe centrarse en la prevención, educación y fomento de valores, y no en la degradación cultural y social.

LÓPEZ DÓRIGA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here