Tepic, Nay. Una balacera que duró alrededor de 20 minutos entre civiles armados y elementos del Ejército Mexicano ocurrió la mañana de este sábado en Rincón de Guayabitos, municipio de Compostela y uno de los principales destinos turísticos de Nayarit.

Los soldados aseguraron armas y vehículos y capturaron al menos a tres presuntos integrantes del crimen organizado, entre ellos quien dijo llamarse Érik del Toro López, El M-3, y señaló ser sicario del cártel Jalisco Nueva Generación.

Entre lo incautado hay ametralladoras calibre 5.56, lanzacohetes RPG-7 calibre 85, así como granadas de mano M67.

En algunos videos se observa cómo sale humo en medio del intercambio de disparos en una zona selvática a orillas de Guayabitos. Turistas que disfrutaban la playa corren despavoridos. “Esta madre es guerra”, dice uno que corre con otros bañistas.

La balacera se inició después de las 8 de la mañana en el crucero de Los Ayala, sobre la carretera federal 200, cuando el Ejército vigilaba la zona y le hizo la parada a los ocupantes de una camioneta en las cuales viajaban hombres armados, los cuales respondieron agrediendo a tiros a los uniformados, lo que derivó en una persecución sobre la carretera y luego en la zona turística.

La Marina apoyó con dos helicópteros que sobrevolaron a lo largo de día la zona del enfrentamiento, incluyendo parte de Peñita de Jaltemba hasta Sayulita, en el vecino municipio de Bahía de Banderas, así como en el municipio de Xalisco.

Habría al menos tres hospitalizados
Debido al hermetismo y a la intensa movilización policiaca, se desconoce el número de lesionados, aunque se menciona que al menos tres habrían sido trasladados a hospitales del vecino Puerto Vallarta, Jalisco, No se ha informado de fallecidos de ningún bando.

El gobernador panista, Antonio Echevarría García, compartió en sus redes sociales la única información oficial: “Esta mañana, en la zona de Guayabitos, municipio de Compostela, un grupo criminal atacó a elementos del Ejército, quienes repelieron la agresión”.

El mandatario estatal puntualizó: “Las fuerzas armadas estarán informando conforme se desarrollen los hechos. Permaneceremos alertas”.

Lugareños y turistas refieren que los balazos se escucharon por todo Guayabitos y quienes estuvieron cerca de la refriega dijeron que el piso se estremecía, lo que les hizo suponer el uso de granadas.

Después de la refriega, automovilistas denunciaron la presencia de gente armada en algunos puntos de la carretera federal 200 e incluso filmaron puntas ponchallantas que fueron colocadas en el asfalto para frenar la persecución de las fuerzas de seguridad.

Los militares instalaron retenes por lo que cientos de vehículos quedaron varados en ambos lados de la carretera hasta cerca de las dos de la tarde, cuando se permitió la circulación.

Desde finales del año pasado, el crimen organizado comenzó a apoderarse de la playa de Guayabitos y a cobrar “derecho de piso” a comerciantes e incluso a vendedores de playa. Por ello se habrían reportado ya golpizas y desapariciones de personas que se oponían o no podían cumplir.

Al cierre de esta edición, la vigilancia se mantenía en toda la franja turística, de Vallarta a Compostela. En el destino turístico la actividad fue retomada de forma normal y la playa cuenta con muchos visitantes que toman el sol y disfrutan de las comidas típicas del lugar.

LA JORNADA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here