Washington. Entre 700 y 900 personas huyen diariamente de Venezuela pese al cierre de fronteras del país sudamericano debido a la pandemia de covid-19, según datos publicados el jueves por la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El éxodo venezolano por vías irregulares disminuyó con las restricciones a la movilidad impuestas para evitar los contagios, pero no se interrumpió, señaló a la Afp David Smolansky, que coordina el Grupo de Trabajo de la OEA para la Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos en la Región.

Antes del inicio de la emergencia sanitaria, en marzo de 2020, unas cinco mil personas abandonaban diariamente Venezuela, dijo Smolansky, opositor venezolano al frente de este grupo creado en 2018 por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, para atender la salida de personas del país sudamericano al resto de la región.

Ahora se calcula que, desde septiembre pasado, unos 700 a 900 venezolanos salen del país cada día por trochas fronterizas, de los cuales la mayoría se dirige a Colombia, y en mucho menor proporción, a Brasil.

«Es la crisis de desterrados más grande en la historia de la región», afirmó Smolansky.

Más de 5.6 millones de personas abandonaron Venezuela desde 2015, de acuerdo con el reporte, que recoge cifras de la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), creada en el seno de la ONU en 2018.

El informe identificó cinco razones fundamentales para este éxodo masivo: una «emergencia humanitaria compleja», «violación sistemática a los derechos humanos», «inseguridad», «colapso de los servicios básicos» y «alto costo de vida».

En Venezuela, «9.3 millones de personas, un tercio de la población, sufren inseguridad alimentaria moderada o grave y necesitan asistencia», señaló, citando datos del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Además, dio cuenta de más de 18 mil ejecuciones extrajudiciales realizadas por las fuerzas de seguridad estatales o colectivos afines al gobierno desde 2014, según investigaciones de la OEA.

Desnutrición y tuberculosis, principales causas de muerte en cárceles de Venezuela

Más del 60 por ciento de las muertes en las cárceles de Venezuela en 2020 se dieron por razones de salud, con la tuberculosis en medio de un fuerte hacinamiento, y la desnutrición agravada por la pandemia de Covid-19 como las principales causas.

No hay fuentes oficiales sobre mortalidad penitenciaria, pero la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) informó este miércoles que de un total 292 privados de libertad fallecidos en 2020, 184 fueron por motivos de salud.

«La tuberculosis y desnutrición fueron las causas principales de los decesos, pues al menos 85 por ciento del total de las muertes por salud se asocian a dichas patologías», indicó esta organización muy crítica del gobierno del presidente Nicolás Maduro y cercana al líder opositor Juan Guaidó.

Con el primer caso de coronavirus, el gobierno ordenó un confinamiento general en el país, que incluyó la suspensión de las visitas a las cárceles y por ende, del ingreso de alimentos, pues son los familiares quienes han asumido la tarea de llevar comida a los reclusos.

«Esto se volvió misión imposible porque muchas personas se vieron imposibilitadas de trasladarse de un estado a otro, aunado al hecho de que las visitas estuvieron suspendidas por más de cinco meses», señaló OVP.

Las cifras coinciden con otro informe de la ONG Una Ventana a la Libertad, que será presentado la semana que viene, también con datos de 2020.

La población reclusa en Venezuela se ubicó en poco más de 37 mil 500 personas privadas de libertad, con 35 mil 360 hombres y 2 mil 183 mujeres, según OVP, que calcula la capacidad instalada en 26 mil 238 plazas. Se estima una sobrepoblación mayor al 40 por ciento.

LA JORNADA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here